Foro Liderazgo Gerencial - Cumbre Internacional de Negocios

Liderazgo


 

Las crisis: ¿Aprovechar o llorar?


Principio de Noé: “Lo importante no es sólo predecir diluvios, sino construir arcas”.

Una crisis es un evento que por su especial y única naturaleza requiere inmediata, intensa y prolongada atención dado su potencial para causar inmensos daños, importantes pérdidas o grandes desequilibrios. No estamos exentos. En mayor o menor grado siempre atravesamos por una, por muy sencilla que esta parezca.

Para cada uno de nosotros las crisis representan situaciones y escenarios distintos y así la forma de transformar problemas en oportunidades o viceversa, aunque existan personas que deciden quedarse a vivir en ella.

Tenemos una visión distinta de lo que este término significa, acoplarlo a nuestra vida y tomar decisiones con respecto a ello es un reto y camino personal. Un espacio en crisis inevitablemente afecta a nuestro entorno, el tiempo que permanezcamos inmersos; probablemente no permita que otros tomen significativas decisiones que en algunos casos cuestan tiempo y dinero.

Una crisis significa un trastorno importante a nuestros negocios, asuntos, planes y agendas y perturbará nuestra actividad por horas, días, semanas, meses o años. Lo peor a ocurrir, en cualquiera de las dimensiones de nuestra actividad es la aparición de uno de estos “terremotos”. Todos podemos recordar algunos de estos cataclismos personales, económicos, laborales o de negocios y sus inconvenientes sucesivos, su costo emocional y monetario el tiempo requerido para alcanzar nuevamente el equilibrio y la paz.

El silencio, el desgano, la confusión a menudo se apodera de la mente de la persona en crisis, una dejadez invade nuestros días, los pasos son lentos, las opciones que antes eran visibles y tangibles, se convierten en invisibles y hasta escasas. Detenernos por unos instantes, ¿nos ayudará a resolver alguna crisis?. Por ello responderemos estas 5 preguntas:

1. ¿Pueden evitarse las crisis?
2. ¿Qué hacer para evitar las crisis?
3. ¿Pueden anticiparse las crisis?
4. ¿Llorar o………?
5. ¿Dejarlas pasar?

Liderazgo con propósito


Altos Ejecutivos fracasan porque carecen de habilidades de liderazgo, igual sucede al contrario, muchos líderes fracasan porque carecen de habilidades gerenciales. Establecer una ruta, conocer un punto de partida, tener una meta clara, nos hace visionarios, cumplirlas y llevar a un grupo de personas a su máximo nivel, nos convierte en líderes.

Las sociedades, los gobiernos y las empresas fracasan porque no quieren asumir responsabilidades, y esto se debe, por la falta de compromiso a la hora de cumplir los propósitos por las cuales fueron creados. Tememos en comprometernos porque creemos que no podamos cumplir, y nos cuesta tomar decisiones porque tememos que perderemos algo. Carácter y dirección, son elementos esenciales que permiten mantenernos comprometidos, nos dejarnos vencer por las dudas, la apatía y el desganos que nos invita muchas veces a postergar convenios importantes.

Definir un objetivo, una meta, crear un plan de acción, requiere como primer punto, una revisión interna de nuestras fortalezas y debilidades, luego evaluar las de mis colaboradores y entorno. Tener una visión clara hacia donde deseo llegar, define mi propósito y combinarlo con personas que quieren seguir esta visión define “Liderazgo con Propósito”. Cada uno de nosotros tiene habilidades aprisionadas dentro de sí, que les invitan a menudo a descubrir todo su potencial, el ruido del día a día y la falta de responsabilidad nos hacen pasar por alto este llamado. La acción, es clave fundamental en el liderazgo, se crean grandes ideas, pocos las ejecutan. Podemos encontrar un salón con innumerables propuestas, pero decidir cuál resulta beneficiosa para todos, requiere de grandes dosis de liderazgo y propósito.

Mantenerse al frente de un equipo, ha sido una de las destrezas más complejas de desarrollo de una persona. El liderazgo es sinónimo de influencia, y la influencia tiene que ver con la autoridad, carisma, empatía, competencias y habilidades cognitivas. En esta ponencia compartiré las bendiciones que he recibido en la vida por haber encontrado mi propósito con Dios, la familia y mis negocios.

Liderazgo de Empresas Turísticas en Tiempo de Crisis... ¿Es una Fortaleza?


El turismo es inevitable y no se puede evadir. Es una actividad que no puede ser estática; el turismo implica movimiento, traslado. Constituye un aspecto importante de nuestra “Marca País”; esta representa una estrategia que se desarrolla en marketing y comunicación con la finalidad de mejorar la reputación y el posicionamiento, promoviendo sus principales fortalezas como la cultura, los deportes, las empresas, los destinos históricos. En el caso de Venezuela, estamos ubicados en una posición privilegiada por nuestros diferentes atractivos naturales.

La intangibilidad de las empresas turísticas, la competencia, liderazgo dentro y fuera del entorno para llegar a buen puerto se convierte en una fortaleza. Vivimos en un momento retador, sacar a flote uno de los escenarios más complejos actualmente, merece nuestra atención y un plan estratégico que desarrolla líderes comprometidos con hacer reverdecer nuestro valles, aquí lo llamamos, todo nuestro pulmón turístico que ha dado mucho de qué hablar en cada rincón de la geografía mundial.

La hiperinflación en la actividad turística ha influido en el liderazgo y sobrellevarla; produce un impacto; es uno de los grandes retos hoy en día. Crear una estrategia de recuperación turística, hacer renacer la vena de líderes en el área del turismo es una visión que debe mantenerse, hacer notar los innumerables paisajes venezolanos que siguen siendo interesantes para el mundo.

Conocer una nueva cultura siempre ha llamado la atención, la gran mayoría de las personas tiene un espíritu aventurero. Disfrutar conscientemente cada lugar que visitamos nos hará volver a casa, poder liderar un equipo que esté comprometido, capacitado para ofrecer las bondades que existen en Venezuela, es parte de los desafíos del liderazgo turístico en nuestro país actualmente.

El Poder De La Persistencia


La capacidad de ser persistente en algo es mucho más emocional que lógico. Todos sabemos que la persistencia es clave para alcanzar el éxito en cualquier área que escojamos.

Lo importante es comprender que dicha capacidad está completamente a la orden de nuestras emociones. Si no fuera así, todos tendríamos éxito en cualquier cosa. Es de suma importancia internalizar el hecho de que nuestra persistencia depende de nuestras emociones. Si entendemos eso, podemos aprender a manejar nuestras emociones para poder persistir.

Los problemas son parte de la vida y es parte de los negocios, pero enfocarse en las soluciones y no en los problemas, es una habilidad netamente de la Inteligencia Emocional, y la persistencia pertenece a ella.

Internalizar que cada uno de nosotros tiene las herramientas y habilidades que nos permitan conseguir nuestros objetivos, solo que en ocasiones las enseñanzas convertidas en dificultades en ocasiones nos hacen desviar de nuestro camino, si estamos atentos a las dificultades quedaremos sumergidos en los problemas. Persistir, avanzar, retarnos a nosotros mismos nos sacará de nuestra zona de confort y permitirá plantear desafíos que se hacen inevitables para encontrar soluciones.

El realismo de nuestros objetivos hará que estemos en la ruta ideal. Muchas veces son nuestras expectativas las que son excesivamente altas o bajas y esto hace que la frustración aparezca y no nos haga avanzar. Los grandes triunfadores han experimentado muchas más caídas y fracasos que otros. No siempre fueron los más inteligentes, ni los más rápidos, ni los que mayor educación recibieron. Tampoco nacieron en medio de familias poseedoras de grandes fortunas, ni su éxito fue el resultado de estar en el lugar apropiado en el momento justo. Su mayor mérito fue haber sido persistentes y constantes en el logro de sus metas.

0